Todos empezamos siendo otra cosa…

5 03 2010

Y es que esa otra cosa en la cual nos convertimos no deja de ser la sombra de lo que fuimos. Una sombra grisácea que a cada cambio se disuelve más y más hasta entonar un color gris claro inapreciable para el ojo humano. Hasta que el efecto del Péndulo nos hace cometer los mismos errores en diferentes espacios, tiempos y personas (a veces hasta con la misma). Un día estas rompiendo con tu chica y al año siguiente estas rompiendo con otra por razones similares, solo cambian verbos, adjetivos o adverbios, pero la idea es la misma. Pero estas repeticiones no son las mismas ya que en el momento de la segunda iteración ya nos son conocidas, he ahí el truco.

Vale si, el titulo lo he sacado de “Las Crónicas de Riddick”, aun así no deja de ser una frase que retumbe en nuestras mentes. Así recordamos lo que fuimos y lo que pudimos ser. Pudimos cambiar nuestras vidas de la cabeza a los pies con una variable de ese sistema tan complejo y sorprendente llamado “Vida”. Pudisteis haber aprendido a tocar el piano, la guitarra, aprobar todas las asignaturas, tener el amor de vuestra vida, ganar todo el dinero en una apuesta o al menos intentar acciones que luego os arrepentisteis.

Incluso a mí, patatero profesional, me pasa en ocasiones. Recuerdo hace poco tiempo cuando iba a clase, como cualquier día, caminando en la acera de una de esas avenidas amplias con rotondas perfectas y recién terminadas cuando una joven mozuela de aspecto realmente interesante caminó por mi lado a sentido contrario. Algo en ella hacia que, discretamente, no apartara mi mirada de su rostro. “Esto lo has sacado de una película romántica” Los cojo**s amigos míos, fue real. No dejó de ser solo eso, una anécdota interesante para mi propia persona. Pero esta escena se volvió a repetir al día siguiente. Esta vez, con confianza, la saludé con una leve sonrisa en forma de saludo cordial. Decir sobra que la chica de pelo rubio con gafas y ojos marrones claros intencionadamente no me devolvió la sonrisa. Seguramente fuera la cara que puse. En cualquier caso llegué a clase un poco desanimado.

Pero la historia no acaba aquí (ahora viene lo interesante) porque justo al día siguiente estaba lloviendo, yo llevaba mi famoso paraguas de 10€ con sus años encima (una historia fantástica aparte que debe ser contada algún día). El caso es que me la encontré de nuevo, mojándose (no tenía paraguas) y yendo un poco a prisa (la visión de ella con el pelo mojado y tal hizo que se me ****** ** ***** ****). Saludé a la chica con ese movimiento leve de cabeza que hacemos los andaluces tan respectivo con la otra persona y, bueno, no tuve más remedio.

XO: Te puedo acompañar si no vives muy lejos. (Imagen).

Chica misteriosa: Esta por allí un poco lejos, bueno, si no te importa. (Imagen).

Eso, amigos míos, es lo que DEBERIA haber pasado (Reacción). Pero no sucedió así. Esto es lo que realmente pasó: Nos cruzamos, nos miramos y nada ocurrió. Y al día siguiente ya no la volví a ver (shit).

Esa sensación que ahora mismo tenéis y pensáis es la que os pasa muchas veces. Cuando algo que queríais hacer y que por vuestra propia culpa no hicisteis, porque no os lanzasteis. Pero aun así avanzamos y seguimos progresando con nuestra vida. A pesar de todo, no desesperéis, y tened por seguro que otra oportunidad llegará, solo hay que tener paciencia y seguir avanzando.

Y cuando esa otra oportunidad llegué, estaréis preparados y listos para recorrer un nuevo capítulo, que debíais haber empezado hace tiempo (o a lo mejor no), de vuestra vida.

Todos empezamos siendo otra cosa, pero nunca volvemos a ser la misma.

–        DrXoo, Miembro del Equipo Patatero.

Anuncios

Acciones

Information

6 responses

5 03 2010
Willy@m

Voy a tener que poner este blog en la barra de favoritos XD.

Muy bonita historia. Las fotos me han hecho esbozar una ligera sonrisa XDD.

Aún así las mujeres son tan irracionales que aunque la quisieras acompañar con el paraguas seguro que te saltaría con alguna chorrada del quince para que no fueses con ella.

Pero bueno, adelante y a seguir intentándolo.

Fight o~ dayo?

5 03 2010
XO

Gracias Oscar, eres grande tio xD. Recuerda que las repeticiones lleva a la perfeccion (obviamente), pero es mejor hacerlo a la primera, ¿no? xD

5 03 2010
Mr. X

Seguro que la chica no te acompañaria porque irias con la bata de hugh hefner y claro a saber que escondes debajo de esa prenda de algodon rojo.

Por otro lado yo tuve fails en su momento cuando era joven e inexperto, ahora hago lo que quiero cuando quiero, asi se que al menos vivo sin pensar despues….¿que hubiese pasado si….?

5 03 2010
FuckingMaster

Xo qieres decir q la xica murio ahogada por el agua que le cayo de camino a su casa??

5 03 2010
Smok

A mi me pasó lo mismo este verano, pero la escena fue en un ascensor (mucho más erótica) xD

11 04 2011
La parte de atras del martillo « Yo sí como patatas

[…] Tal vez me recuerden de otras entradas como “El gentai de otaku” y “Todos empezamos siendo otra cosa”. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: