Todos empezamos siendo otra cosa…

5 03 2010

Y es que esa otra cosa en la cual nos convertimos no deja de ser la sombra de lo que fuimos. Una sombra grisácea que a cada cambio se disuelve más y más hasta entonar un color gris claro inapreciable para el ojo humano. Hasta que el efecto del Péndulo nos hace cometer los mismos errores en diferentes espacios, tiempos y personas (a veces hasta con la misma). Un día estas rompiendo con tu chica y al año siguiente estas rompiendo con otra por razones similares, solo cambian verbos, adjetivos o adverbios, pero la idea es la misma. Pero estas repeticiones no son las mismas ya que en el momento de la segunda iteración ya nos son conocidas, he ahí el truco.

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios