Cosas de campo

26 06 2009

Hoy vengo a relataros la triste historia que ha acontecido en mi vida ayer por la mañana. Fuimos al campo a workear como siempre mi padre y yo, aunque en esta expedición tambien se habian unido mi hermano y mi madre. Tras terminar casi con todas las tareas del dia y saber que sobraba tiempo me dispuse a hacer una de esas bromas chachis, matar el pavo.

El pavo llevaba 2 años y medio viviendo en el gallinero, poniendose grande y gordo y con el tiempo, su carne se estaba endureciendo, tenia que morir. Pero nadie tenia valor para ello. Era ya como algo que jamas ocurriria, hasta que ocurre. Al decirle a mi padre “matemos al pavo” su respuesta fue “vale vamos”. Se lo dijo a mi madre que asombrada y triste empezó a preparar el tema.

El sistema era el siguiente, el pavo con el cuello apoyado en una madera en el suelo estaria atadao de pies sujetado por mi madre por ese extramo y yo por la cabeza en el otro, y mi padre con la hacha le rebanaria el pescuezo. Bien, mi madre cogio el pavo, el pobre nos miraba y ya ni gritaba ni nada, se olia en el ambiente lo que ibamos a hacerle fue muy sumiso con atarle. Lo metimos en un saco con un agujero para la cabeza y nos pusimos en situacion. Yo sujetaba una cuerda fina q ahorcaba levemente al pavo (por si acaso padre fallaba) y madre estaba en posicion. Primer golpe…..no ha dado en el pavo, mi padre habia cerrado los ojos, segundo golpe, de lleno, pero no corta el cuello, a mi la cuerda se me parte sola. Tercer golpe, con el cacho de pellejo que le quedo colgando mi madre histerica dice que lo dejemos en paz, padre me encarga lavar el hacha y el saco, ambos llenos de sangre.

El pavo se desangró, yo limpie el arma homicida y mi madre empezó con el desplumaje y todo ese rollo.

Un dia triste, el canto del pavo ha cesado en campo xo.

Anuncios